viernes, 21 de mayo de 2010

Microfisuras, fisuras y grietas.

Básicamente decimos que se trata de fisuras o microfisuras cuando la discontinuidad en la superficie de un material homogéneo no se advierte de ambos lados de la pared, muro o pieza estructural. Las grietas por el contrario, aparecen en ambos lados del paramento.
Los materiales usados en la construcción tradicional, y que conforman los diferentes elementos con los cuales construímos, ladrillos, morteros, pinturas y revestimientos, tienen diferentes coeficientes de dilatación térmica, que los distinguen unos de otros. Esta diferencia, provoca que al estar los materiales unidos entre sí, y sometidos a grandes gradientes de temperatura (diferencia entre día y noche o entre invierno y verano), se producen tensiones o microtensiones internas entre los materiales, que provocan que se separen, disgreguen o alteren generando las conocidas fisuras, microfisuras y en algunos casos grietas.
En general, la disposición, profundidad y características de la fisuración, nos da una pista inequívoca del factor que la provocó.
En una construcción, debemos estar atentos a la aparición de las comunmente llamadas ¨fisuras o grietas a 45 °, porque podría evidenciar el cedimiento o asentamiento diferencial de parte de la estructura de fundación, lo que deberá corregirse en forma inmediata para detener el proceso y evitar males mayores.
El resto de las fisuras, microfisuras o grietas, tienen sólo un inconveniente estético, (en algunos casos también pueden traer aparejada la aparición de humedades en el interior), pero no generan compromiso, peligro para la estructura o estabilidad de la construcción.
Soluciones posibles: una vez aparecida la fisura o grieta, verificar su origen. Si es por dilatación o contracción térmica o por heterogeneidad de los materiales, sellar con un producto adecuado la fisura o grieta y pintar con pinturas elastomerizadas, que mantienen por más tiempo una capa flexible protectora sobre el paramento tratado. En ningún caso, los selladores o pinturas son eternos, ni de eficiencia permanente. Se van deteriorando con el tiempo y periódicamente deberemos renovar su colocación, en cada mantenimiento programado de la vivienda.

No hay comentarios: