miércoles, 17 de marzo de 2010

Mantenimiento de Cubiertas

Recomendamos el mantenimiento de las pinturas fibradas de techos, al menos una vez al año, sobre todo previo al período de intensas lluvias de verano, y dado el importante gradiente térmico (amplitud térmica) que se da en la Provincia de Córdoba.
Esta última circunstancia, provoca dilataciones y contracciones sucesivas en los materiales heterogéneos que componen las estructuras y revestimientos de las viviendas y necesitan que el material impermeable se mantenga en perfecto estado de elasticidad y sin resecarse.
Los fibrados o pinturas fibradas para techos en general admiten la colocación de una nueva mano de pintura fibrada, directamente sobre la anterior, con la precaución que ésta se encuentre completamente limpia, sin grasitud ni polvo, para lograr correcta adherencia. Habitualmente hay que lavar la cubierta existente con algún jabón neutro y abundante agua, dejar secar y luego colocar el producto.
Este debe colocarse RESPETANDO las cantidades de pintura indicado por el fabricante, habitualmente se habla de ¨manos de pintura¨, lo que a mi entender es incorrecto, lo que hay que tener en cuenta es la ¨cantidad de producto¨ colocada por metro cuadrado.
Si el fabricante nos indica que una lata de 20 litros impermeabiliza 20 metros cuadrados de superficie de techo, debe respetarse ésa proporción, caso contrario los resultados no serán adecuados.
Qué pasará?, se fisurará, agrietará o dejará ingresar el agua por porosidad.
Importante recomendación, colocar ¨vendas¨, que son fieltros de tela vegetal que se embeben en el producto, y que cubren y refuerzan mecánicamente aquellos sectores donde el fibrado ya seco, pueda estar sometido a tensiones de tracción o retracción que puedan fisurarlo o acortarle la vida útil.
Finalmente debo decir que los productos fibrados, también llamados membranas líquidas, han revolucionado el mercado, al resolver en forma sencilla, viejos y recurrentes problemas de impermeabilizaciones con las viejas membranas asfálticas, que había que pegar con calor del viejo soplete, y que si estaban mal colocadas o ingresaba humedad debajo de ellas, había que reemplazarlas en su totalidad. A diferencia de éstos nuevos productos, que se reparan sólo limpiándolos de la forma descripta más arriba y colocando nuevas manos en la proporción indicada por el fabricante.

No hay comentarios: